Colectivos apoyan guía contra discriminación

Los activistas de diversos gremios opinan que la guía del Ministerio de Educación protegerá los derechos de esta comunidad en escuelas y colegios. Colectivos pro defensa de los derechos de la comunidad LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexo) miran con agrado los pasos que se dan para evitar la discriminación.

El jueves pasado el Ministerio de Educación presentó en Quito la Guía de orientaciones técnicas para prevenir y combatir la discriminación por diversidad sexual e identidad de género en el ámbito educativo.

Según Germán Castillo, presidente de la mesa representativa LGBTI del Municipio de Quito, la discriminación y el bullying homofóbico en los centros educativos persisten y “son grandes”.

Castillo, de 53 años, aún recuerda que en su colegio sufrió mucho ya que en innumerables ocasiones sus compañeros lo insultaban. Cree que estos comportamientos hostiles no cambian en la sociedad. “Muchachos son acosados por sus compañeros y sus profesores, se burlan de ellos y los dejan en vulnerabilidad”, comenta Castillo. Diane Rodríguez, presidenta de la Federación Ecuatoriana de Organizaciones LGBTI, considera que esta guía es un primer paso en la educación para evitar la discriminación homofóbica.

Sin embargo, espera que a partir de esta se elaboren otros documentos en los que se profundice conceptos básicos y se tome en cuenta las problemáticas diarias. Rodríguez propone que se establezca una hoja de ruta para que el estudiante sepa qué hacer cuando sufre un acto discriminatorio.

A criterio de Geovanny Jaramillo, presidente de la Asociación Bolivarianos Diversos en Quito, el documento es una guía para salvaguardar los derechos humanos de una parte de la ciudadanía.

Para Jaramillo, esta herramienta se debe socializar entre autoridades, profesores y todos quienes están relacionados en la educación. Todos los activistas concuerdan en que el siguiente paso es que maestros y estudiantes aprendan de este documento y lo pongan en práctica en todo momento.

Isaías Álvarez, coordinador del Observatorio Ciudadano LGBTI, recomienda que, a la par de la aplicación de este manual, se retomen las políticas ya existentes que protegen los derechos de personas LGBTI en diversos ámbitos.

Además, Álvarez espera que las autoridades no se dejen presionar por los grupos conservadores que buscan eliminar el documento. “Esta guía debe mantenerse para proteger los derechos de los afectados”, dice. (I)

Fuente. El Telégrafo, Niñez Trans

Anuncios

Adolescente Trans irá al colegio con su uniforme femenino

La comunidad GLBTI y su lucha contra la igualdad de a poco va teniendo buenos resultados. Una joven de la comunidad hizo valer sus derechos y ahora usa el uniforme de mujer, tras iniciarse el nuevo periodo lectivo en la región costa del Ecuador. Se trata de Irina del Rocio Jurado una adolescente trans que ha luchado por su causa.

Shiloh Jolie-Pitt se someterá a cambio de sexo

Medios internacionales informaron que Shiloh, hija de Angelina Jolie y de Brad Pitt, empezó su tratamiento de cambio de sexo y su madre avaló su decisión, mientras que el progenitor no está muy de acuerdo.

Shiloh Jolie-Pitt, de 12 años, demostró hace algunos años su gusto por la ropa e imagen masculina. Y en los eventos públicos se demostraba con orgullo, pues se sentía bien.

De acuerdo con medios internacionales el tratamiento de Shiloh será realizado en el Centro de Cirugía Younique en Santa Mónica, California donde Angelina Jolie, se hará cargo económicamente de la transición de la menor.

La familia de Brad Pitt supuestamente está en contra del tratamiento que llevara a cabo Shiloh, porque consideran que es algo antinatural, por lo que esta decisión podría crear una nueva batalla entre el actor y Angelina Jolie, que se divorciaron hace algunos años. ¿En qué acabará?

Fuente: El Deber Sociales, Niñez Trans

Carla no es Carla, sino Carlos.

¿Que nos cuenta el titulo de Carla no es Carla, sino Carlos?

Para algunas personas este título tal vez parezca una metáfora o un juego de palabras. Pero lo cierto es que lejos de ser un acertijo Carla no es Carla, sino Carlos narra de manera literal la vida de un niño trans.

Este cuento nos acerca a una realidad que aunque siempre ha existido todavía permanece relegada por gran parte de la sociedad. A veces por ignorancia, a veces por miedo a lo desconocido, a veces por pura intolerancia.

La creación de Carla no es Carla, sino Carlos se integra dentro de un proyecto mucho más grande llamado Realkiddys que lucha por la igualdad de género desde la propia infancia. En Realkiddys hablamos y trabajamos sobre igualdad, co-educación, estereotipos de género, mundo trans, bullying de género, violencia de género… Muchos y muy diversos campos pero todos bajo un mismo paraguas que busca conseguir la igualdad dentro de un mundo donde lejos de ser iguales deberíamos de permanecer auténticxs.

      

La mayoría de las personas tienen unos caracteres sexuales considerados según la sociedad como acorde a aquella identidad de género que se les asoció en el momento del nacimiento: a esto se le denomina ser “cisgénero”. Pero hay un tanto por ciento nada desdeñable de personas en nuestro país (y en el mundo entero) que no lo es. Estas personas se denominan trans.

Ser trans no es ser normal o diferente. Porque ¿qué es ser normal?¿qué es ser diferente? Ser trans es ser una persona tan diversa como no serlo. Porque en la diversidad reside la riqueza de la humanidad, aunque eso es algo que todavía parece nos cuesta un poco asumir.

Esa diversidad ha de comenzar a ser valorada desde la infancia, desde los primeros años, para que cada niña y cada niño pueda ser tan auténticx como desee, y si ser auténticx significa romper lo establecido pues adelante con ello!

Sin duda alguna, SÍ.

En Galicia y algunas otras comunidades tenemos desde hace poco un protocolo sobre identidad de género que nos ayuda a actuar de manera correcta en caso de que esta realidad se encuentre dentro de nuestros centros educativos. Sin embargo, es muy poco el material existente para acercar y visibilizar el mundo trans* a nuestra infancia, en especial si hablamos de material producido en nuestro país.

Ese fue el principal motivo que me llevó a escribir el cuento infantil Carla no es Carla, sino Carlos; el poder dar voz a una realidad muy poco visibilizada y casi nada naturalizada en nuestros días.

Y pensar que a través de mis palabras e ilustraciones muchas niñas y niños podrían por fin decir “eso es lo que yo siento” o “¡alguien ahí fuera me entiende!”

Tal vez no conozcas a ningún Carlos, a ninguna Sonia o a ninguna Laura. O tal vez estén jugando con tu hija, sentados en tu clase si eres profe, o en la comida familiar del domingo. Tal vez parezcan perdidxs o liadxs. Tal vez solo necesiten una mano amiga que les haga libres, que les permita sonreir otra vez.

Carla no es Carla, sino Carlos es esa mano amiga.

Y tú puedes ayudar a que ese cuento tienda tantas manos como sean necesarias. ¿No lo harías tú si pudieras? Pues ahora tienes la oportunidad.

Si eres un niño o niña trans y te apetece hacer parte de la lectura de este cuento el día del evento no tendrás que abonar nada, porque esta historia es para VALIENTES COMO TÚ. 

Estaré más que encantada y orgullosa de que te animes a venir y participar el día del evento. Escríbeme a alba@realkiddys.com y lo coordinamos. Incluso si no eres de Vigo y no puedes estar físicamente pero te apetecería quiero que me escribas. Me encantará leerte y tal vez encontremos manera.

Seguro que con tu valentía ayudarás a que muchas más niñas y niños a sentirse mejor. Serás una pionera/o trans*! Wow!! Espero tu mail, ;)!!

Para qué es la financiación

         

Lo recaudado en este proyecto irá destinado a los siguientes puntos:

 Creación, producción e impresión de los libros.

 Gastos adquisición ISBN.

 Gastos de envío.

 Impuestos.

 Gastos de producción de otras recompensas.

 Gastos de pasarelas de pago y paypal.

 Gastos de plataforma Ulule.

En caso de conseguir un sobrante suficIente me plantearía sin pensarlo la producción del cuento en gallego (la tierra que tira) y/o en lengua inglesa (soy teacher, así que me encantaría llevar este cuento al mundo entero). De hecho, la versión original es en gallego así que me haría una ilusión muy riquiña, ;).

Soy Alba, una contadora de historias del siglo XXI ¡Encantada de conocerte!

¿Te apetece saber algo más sobre mi? Pues imos aló!

Hace unos años llevé a cabo mi tesis doctoral al tiempo que daba a luz a un proyecto socioeducativo llamado Realkiddys. Bueno, en realidad, antes de convertirme en doctora ya había dado el pistoletazo de salida a esta nueva andadura empresarial y desde luego hoy no puedo sentirme más orgullosa por ello.

Como ves soy Doctora por la Universidad de Vigo pero quiero dejarte claro que ante todo soy Maestra. Trabajo en un Ceip de Mos (Pontevedra) y me encanta todo aquello que tenga que ver con la infancia y su educación.

En mis historias hablo sobre niñas y niños auténticos y únicos. Niñas y niños que pueden ser como realmente quieren ser pues no necesitan encajar en mundos rosas o azules. Estas historias a veces surgen en forma de talleres creativos, a veces como conferencias, a veces se convierten en ropa infantil y a veces como es el caso de Carla no era Carla, sino Carlos acaban teniendo forma de cuento.

En el proceso de realización de mi tesis doctoral me topé con el mundo trans. En aquel momento comenzaba ya a ser visibilizado en Estados Unidos y no yo entendía por qué en España nadie hablaba de ello. Afortunadamente, un año más tarde comenzaron a salir en los medios varios casos de niñas y niños trans, momento en el que decidí que quería ayudarles a tener más voz.

Carla no es Carla, sino Carlos nos habla del derecho a vivir tu verdadera identtidad de género (no la que escogen por ti) y ser respetado por ello. Nos habla de tolerancia, de autenticidad, de diversidad, de empatía y de amistad. Nos habla de valores que son fundamentales para conseguir un mundo más justo e igualitario.

El mundo trans y en especial la infancia trans necesitan cuentos donde verse reflejados. Ellxs necesitan que hablemos de estas realidades para que entendamos que lejos de ser raras o antinaturales son simplemente desconocidas.

Gracias a Carla no es Carla, sino Carlos  muchas niñas y niños de nuestro país y el extranjero entenderán que ser trans es simplemente una forma más de vivir la vida, tan sana y respetable como cualquier otra.

        

Pues apuesta por este nuevo proyecto de Realkiddys para que nuestras niñas y niños tengan derecho a no solo ser auténticxs, sino a permanecerlo.

Y sí, también auténticxs en cuanto a su identidad de género.

Fuente: Ulule, Niñez Trans

“Tenía una niña muy triste y ahora tengo un hijo súper feliz”

Tiene claro lo que quiere y habla con la seguridad que le da contar su historia en primera persona. En una conversación que dura cerca de hora y media, se emociona en más de una ocasión al recordar la “impotencia” y “rabia” que ha sentido al ver el trato discriminatorio hacia su hijo por “el simple hecho de ser diferente”.

Nunca hubiera pensado que iba a vivir lo que ha pasado en el último año, pero da gracias por ello, porque ha conseguido tener un hijo “súper feliz”, con el que “todo es más fácil” a pesar de que está en plena adolescencia.

“Soy madre de un menor trans y quiero contar qué es un proceso de duelo”. Así comienza el vídeo que Noelia subió a red hace menos de dos semanas para compartir su experiencia y con ella poder “normalizar en la medida de lo posible” la realidad de su hijo. Se le rompe la voz cada vez que lo explica, porque produce sentimientos contradictorios. Y ahí está el quid de la cuestión.

Hace casi un año que le cambió la vida. Había padecido los efectos del bullying a su hija de 13 años. “Lo pasó muy mal, la maltrataron y ella normalizó la situación”. Fueron meses difíciles hasta que cambió de centro escolar. “Allí empezó una nueva forma de vivir”, “comenzó a ser ella”. Y la vida dio un giro de 180 grados.

Noelia recuerda perfectamente el día, el momento, la situación. Sabía que algo pasaba y se fue a comer con su hija. Le insistió para que se lo contase y fue entonces cuando la pequeña comenzó a llorar y le dijo una frase que se le “tatuó” : “Te juro que rezo todos los días por ser hetero y femenina, pero no me sale, mamá. Yo no quiero defraudar a nadie”. En ese momento del relato, a Noelia se le quiebra la voz de nuevo. Es el punto de inflexión en su vida familiar, en su relación con los amigos, con el entorno, con los vecinos y con sus padres y resto de parientes cercanos.

“Fue una conversación súper bonita –describe Noelia–. Le dije que debía hablar con su padre. Le pregunté cómo quería que le llamáramos, porque era ella la que iba a marcar los tiempos”. Entonces tenía 14 años y optó por seguir siendo Isa. “Como es lógico, la historia cuando llega te viene grande, como a cualquier padre. No sabes muy bien lo que es, si realmente se siente así o si es por una moda de no ser normal…”.

Noelia empezó a buscar información sobre la transexualidad, a hablar con gente y fue cuando se enteró de la organización de un encuentro de familias de menores transexuales en Sevilla. “Ahí me di cuenta de que no era un capricho, de que Isa se sentía así… Ves a los niños y lo tienes claro… Son tan naturales, tan abiertos…”.

Su visión sobre la transexualildad cambió. “No fue fácil” y de hecho a su marido le provocó casi una depresión, pero “es normal por el absoluto desconocimientoque hay en la sociedad”. A partir de entonces, comenzó a informarse y a dar pasos para poder modificar la documentación de Isa, que decidió el cambio de su nombre el día de cumplía 15 años, el 2 de mayo del año pasado. A partir de entonces fue Alex.

Desde entonces, Noelia ha interiorizado que su hijo “es otra persona”. Por eso echa “tanto de menos” a Isa y pasa por ese “duelo” que intentó explicar en los cuatro minutos que dura el vídeo que colgó el 2 de enero en la red.

El cambio

“Tenía una niña triste, toda mi vida, y como madre, eso te marca mucho porque no sabes qué hacer. La trataron mal –insiste– y ella lo normalizó…” Sin embargo, “ahora tengo un niño súper feliz, extrovertido; Alex se vuelve súper abierto y era muy introvertido. Es muy agradable y mi hija era muy desagradable, creo que por un mecanismo de defensa. Es cariñosísimo, que no lo era antes”. Al describir a su hijo se le enciende la mirada y da “gracias a Dios” por el hijo que tiene, pero no puede evitar echar de menos a Isa, “no porque sea mejor ni peor, sino porque la he perdido para siempre”. Y ahí está su duelo.

Noelia ha querido compartir a través de Huelva Información su experienciaporque cree que “es necesario que en la sociedad aprendamos a convivir” y sobre todo porque quiere evitar el “calvario” por el que ha tenido que pasar para tramitar la documentación nueva de su hijo “por el simple hecho de que estamos acostumbrados a algo diferente”.

Hace un llamamiento a las administraciones para que formen a sus trabajadores y “no hagan pasar a niños lo que yo he tenido que soportar”. Y es que Noelia se ha “hartado de llorar”. Ha sido “correcta”; se ha “esforzado” en ello, pero ha terminado “harta”, “impotente”, porque en un trámite “que tendría que haber tardado tres días” ha tenido que “esperar meses” y eso “ha provocado que Alex no haya querido ir a Urgencias a pesar de tener un dolor insoportable, por el simple hecho de no tener que dar explicaciones. Son niños –se lamenta– y la ineficacia y falta de escrúpulos de muchos profesionales de la Administración con los que me he encontrado es inadmisible”. Piensa que en los organismos oficiales hace falta “mucha formación”, porque “no son conscientes de la trascendencia que tiene su mala praxis”.

Echa la vista atrás y resopla por “todo lo que ha pasado” en este ultimo año. Pero su mensaje, a pesar de todo, es positivo: “Me he encontrado más miedo que intolerancia y soy feliz. Tengo un hijo al que quiero con locura y, lo más importante, es súper feliz”.

Fuente: Huelvainformacion, Niñez trans

trans niño.jpg