Se inaugura en Ecuador el primer museo de la memoria trans

El primer museo de la Memoria Trans en Ecuador abrió sus puertas de forma virtual este viernes 20 de noviembre para presentar relatos, honores y hemerografías de las personas trans que han contribuido en la lucha por los derechos de este colectivo en el país.

Con motivo del Día Internacional de la Memoria Trans, la asociación Silueta X, organización encargada de desarrollar la muestra digital ha dado a conocer el museo, que consta de seis secciones.

En una rueda de prensa celebrada en las instalaciones de Silueta X, en Guayaquil, estuvieron presentes la directora adjunta de la organización, Diane Rodríguez, el coordinador del museo, Miguel Mite, y representantes de diferentes organizaciones y colectivos trans del país.

En el espacio, los organizadores denunciaron los asesinatos de miembros del colectivo LGTBI en el país.

De acuerdo a cifras recolectadas por los convocantes, en 2016 hubo cerca de 16 asesinatos, cuatro de los cuales fueron dirigidos a hombres gays y doce a mujeres trans en Ecuador.

Precisaron, además, que en lo que va de 2020 se han registrado cerca de 13 asesinatos a personas LGTBI, de los que 11 fueron confirmados: cinco dirigidos a hombres gays y seis a mujeres trans.

El museo, que puede ser visitado en www.museotrans.com, dispone de seis secciones que incluyen galerías fotográficas, recolección de material periodístico de archivo, relatos, memorias y artículos sobre mujeres trans en el país.

En el área fotográfica se pueden visualizar registros sobre la despenalización de la homosexualidad en Ecuador.

Rodríguez indicó que esta sección se ha desarrollado en base a la participación de las mujeres trans que “hicieron posible este acto emblemático y hasta hoy nadie reconoce”.

El material hemerográfico que se expone en el museo virtual engloba informes relacionados a los cambios legales por orientación sexual e identidad de género en el país desde 1995.

“Hubo que acceder a la Biblioteca Municipal de Guayaquil para obtener material de todos los medios de comunicación que registraron a nivel nacional todo acto que tenga que ver con la población diversa”, explicó sobre la recopilación de la documentación.

El museo cuenta con un memorial en el que se rinde un tributo a los asesinatos, muertes violentas o no esclarecidas de mujeres trans en Ecuador.

link Principal:

1.- https://www.ecuavisa.com/articulo/noticias/nacional/664956-se-inaugura-ecuador-primer-museo-memoria-trans?fbclid=IwAR0VOShOXVqIofEbP1Hf-RLYDHQGPPs9VVZJM6jlCClqX90KJXr7TTkEM7E

Links segundarios

  1. https://www.extra.ec/noticia/actualidad/conoce-primer-museo-virtual-memoria-trans-ecuador-44623.html

3.- https://www.expreso.ec/actualidad/museo-memoria-trans-ecuador-virtual-93948.html

4.- https://www.diariolibre.com/actualidad/internacional/se-inaugura-en-ecuador-el-primer-museo-de-la-memoria-trans-BK22820573

5.- https://www.clarin.com/agencias/efe-inaugura-ecuador-primer-museo-memoria-trans_0_dPzp_OaAHW.html

6.- https://www.vistazo.com/seccion/cultura/museo-trans-en-el-ecuador-un-lugar-para-la-memoria-de-quienes-ya-no-estan

Fuente: Ecuavisa, Fundación Niñez Y adolescencia Trans

Historia sobre el caso de joven trans en Clínica de Conversión en Ecuador o de deshomosexualización

“Creo en Dios, pero es difícil. Podría pedirle que dejen de existir las clínicas de deshomosexualización, pero Él me diría que están bien esos lugares. Entonces, mejor le rogaría para que a la gente mala le transforme el corazón, para que dejen de lastimar a la comunidad LGBTI”.

Zackary Elías Morales tiene 22 años. A los 16, aún lo llamaban con el nombre con el que lo bautizaron cuando nació, ‘Karlibeth’. A esa edad, no solo rechazaba su nombre de mujer, sino que quería terminar de una vez con su feminidad biológica. Quería ser Zack, el hombre transexual que ahora es.

Mónica no entendía por qué a su hija preciosa, la más linda que había visto, le gustaban las mujeres y no los hombres. Por qué su niña no quería usar vestidos y se cortó a ras su melena negra y larga. Para ella, la transexualidad era un término desconocido, que le generaba tanto odio como para aceptar la propuesta de internarla en una “clínica” en la que le prometieron a su Juan Carlos, su esposo y papá de Zack, que la “curarían”.

De eso, han pasado seis años. En ese tiempo, jamás hubieran imaginado estar como ahora, sentados en la sala de su casa, en el centro de Guayaquil, para hablar de los sueños de Zack, de quedar embarazado de su novia y ser papá.

caso padres encierro clinica trans
Juan Carlos, el papá, no se hubiera perdonado si, por culpa de su impulso, a su hijo le hubieran hecho daño.CHRISTIAN VINUEZA

A Juan Carlos aún le cuesta entender. Prefiere el silencio. A Mónica, aún se le sale un “ella”, que inmediatamente corrige con “mi hijo”, cuando nota que lo ha llamado como a la niña que dio a luz. Karlibeth se fue y llegó Zackary, apunta, luego de notar lo que ahora llaman como “su error más grande”, que fue internarlo en un centro clandestino que prometía “curar la homosexualidad”.Play Video

Cuando aún pensaban que Zack era lesbiana, un amigo de Juan Carlos le dijo que administraba una clínica donde su hija saldría “curada”. Lo conversó con Mónica y ambos aceptaron.

“Un día, mi papá me dijo que lo acompañe a comprar. Solo recuerdo que me subieron a un carro y terminé encerrado en un cuartito”.

Dos meses más tarde, tiempo en el que no vieron a su hijo, se enteraron de que en realidad ese era un lugar clandestino donde también se “recuperaban” personas con consumo problemático de drogas.

Zack, que actualmente es coordinador del Centro Psicotrans en Quito, en el que acogen casos de trans maltratados en este tipo de lugares, cree que a él no lo golpearon, maltrataron o violaron porque el dueño era amigo de su papá.

Calcula que, de 10 personas de la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales e Intersex (LGBTI ), siete u ocho son encerrados contra su voluntad en este tipo de sitios o coaccionados a ‘dejar su condición’ con otras formas de presión económica, social o religiosa.

caso padres encierro clinica trans
Zackary es coordinador del Centro Psicotrans en Quito.CHRISTIAN VINUEZA

Juan Carlos aguanta el llanto mientras Zack cuenta lo que le hicieron en esos dos meses. Estuvo aislado del resto de internos, pero lo persuadían a dejar lo que estaba haciendo porque “no era correcto”. Iba a terapias, lo trataban de ‘recuperar’ de algo que no es una enfermedad, dice.

No hubo maltrato físico, según Zack, porque quienes regentan estos lugares tienden a maltratar más a las transfemeninas u hombres gays afeminados. Sin embargo, aunque no hubo golpes, este tipo de ‘terapias’ están tipificadas en el artículo 151 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) como tortura. Se pena de 10 a 13 años de prisión.CÓDIGO PENAL
La tortura está tipificada dentro de los delitos contra la integridad personal. Incluye si “se comete la intención de modificar la identidad de género u orientación
sexual”.

Juan Carlos no se hubiera perdonado si, por culpa de su impulso, a su hijo le hubieran hecho daño.

“En esos lugares no hay psicólogos, no hay nada. Hay una mafia perversa, que en lugar de ayudar, hacen daño”.

No obstante, no hay un documento que prohíba estos centros de manera administrativa, explica el asambleísta y miembro de la Comisión de Salud de la Asamblea Nacional, Sebastián Palacios:

“Estas clínicas no existen a la luz, no son transparentes, sino que siempre tratan de esconderse porque están cometiendo delitos”.

Esto justamente lo estipulaba el artículo 208 del Código Orgánico de la Salud (COS), que fue aprobado por el organismo, pero vetado por el presidente Lenín Moreno.

En el texto se prohibía la oferta de servicios que tengan como finalidad cambiar la orientación sexual o la identidad de género, por cualquier tipo de método o bajo cualquier circunstancia.VETO
El veto al Código de la Salud se dio, según el presidente Lenín Moreno, porque “no tiene una actualización en el enfoque y contenidos sobre temas de salud para el país y el mundo”.

¿Cómo alguien puede estar en contra de este artículo?, se cuestiona Zack, aunque sabe la respuesta: quienes conforman la Conferencia Episcopal Ecuatoriana. En un comunicado del 26 de agosto de 2020, emitido un día después de que la Asamblea Nacional aprobara el COS, rechazaban que se “impidiera la recuperación de una orientación sexual”.RELACIONADAS

Monseñor Luis Gerardo Cabrera, arzobispo de Guayaquil y vicepresidente de esta organización de la Iglesia católica, aclara aquella oración en el documento de dos páginas: los que quieren “volver a ser heterosexuales” deben tener una opción “con profesionales adecuados” para hacerlo.

Sin embargo, él mismo reconoce que en Ecuador no hay tales lugares y que los únicos que identifican son aquellos en los que hay maltratos físicos y psicológicos.

“Nosotros rechazamos rotundamente que a las personas se las torture de esa manera. ¿Cómo vamos a estar de acuerdo con esos centros de tortura?, de ninguna manera”, dice Cabrera.

La Iglesia, continúa, tiene una opción, un acompañamiento pastoral para quienes quieran hablar sobre su orientación sexual. No la considera una terapia, sino un acompañamiento basado en el respeto, la acogida, el amor y la ternura, apunta.

También conoce que muchas de estas “clínicas de deshomosexualización” son los mismos centros clandestinos de “rehabilitación de drogas”, que reclutan a más personas para conseguir dinero en base a una “terapia” que solo consiste en encierro y la violencia.

Cinthia Intriago, de la Asociación de Centros Especializados en el Tratamiento de Alcohol y Drogas del Ecuador (Acetade), lo confirma. Ellos forman parte de los aproximadamente 70 centros antidrogas que están en vías de legalización en la Agencia de Aseguramiento de la Calidad de los Servicios de Salud y Medicina Prepagada (Acess). En dicha entidad ni siquiera hay una matriz que avale la creación o regulación de “centros para tratar orientaciones sexuales”.RELACIONADAS

Para Luis Novillo, psicólogo clínico y terapeuta, es sencillo. No hay centros porque simplemente no existe terapia para la deshomosexualización.

“La atención psicológica, en temas de identidad de género u orientación sexual, se enmarca, única y exclusivamente, en aliviar el sufrimiento humano, mejorar la salud mental de las personas, siempre y cuando hayan sido víctimas de vulneración, abusos o discriminación”, señala.

A Mónica le es inevitable y doloroso verse a sí misma, hace siete u ocho años, como una de esas “malas personas” por las que su hijo Zack le pediría a Dios. Se reprocha haber odiado injustamente a alguien solo por ser homosexual.

Ni siquiera sabe explicar bien el origen de ese odio, sentimiento que la llevó a tomar un palo para aporrear el cuerpo adolescente de Karlibeth, cuando le encontró unas cartas de amor de su novia, a los 14 años.

A la antigua Mónica, cree que le cuestionaría y le diría que por qué puso al odio encima del amor. Ahora que ya conoce la realidad que viven las personas LGBTI, porque su hijo es activista, está orgullosa de él. 

caso padres encierro clinica trans
Padres de un hombre trans cuentan cómo se arrepintieron por ingresar a su hijo a uno de estos centros clandestinos.CHRISTIAN VINUEZA

Sigue sin entender cómo o por qué alguien nace con disforia de género (incomodidad que tienen las personas cuya identidad de género difiere del sexo asignado al nacer), pero lo único que le importa comprender es que lo ama con su alma y que jamás lo volverá a dejar solo.

“A las madres que tienen un hijo trans, gay o lesbiana, solo les diría que traten de aceptar, de recordar que es alguien que estuvo en su vientre y que lo mejor que pueden hacer es darle amor”.

Fuente: Diario Extra, Fundación Niñez y Adolescencia Trans.

SOBRE LOS CASOS DE REASGINACIÓN SEXUAL EN LA NIÑEZ Y ADOLESCENCIA TRANS Y LAS CLÍNICAS DE TORTURA O CONVERSIÓN – PRONUNCIAMIENTO ANTE LA APROBACIÓN DEL CÓDIGO DE SALUD (LGBT)

COMUNICADO PÚBLICO

POBLACIÓN LGBT SE PRONUNCIA ANTE LA APROBACIÓN DEL CÓDIGO ORGÁNICO DE SALUD, LAS CLÍNICAS DE TORTURA O CONVERSIÓN Y LOS CASOS DE REASGINACIÓN SEXUAL EN LA NIÑEZ Y ADOLESCENCIA

Como es de conocimiento público el Código Orgánico de salud ha captado la atención de los ecuatorianos. En este sentido, nos pronunciamos a favor del reciente código aprobado con mayor énfasis en los siguientes articulados que se contemplan la población sexo genérica (LGBTIQ+):

Artículo 8.- Atención en salud. – Todas las personas, familias, comunidades, pueblos, nacionalidades y colectivos que reciban atención de salud, tendrán los siguientes derechos: 3.- Al respeto a su dignidad, autonomía, privacidad e intimidad, cultura, edad, etnia, religión, género y orientación sexual sin discriminación alguna;

Artículo 27.- Personas privadas de libertad.- Las personas privadas de libertad, durante su permanencia en los centros de privación de libertad, tendrán derecho a: Recibir un tratamiento preferente y especializado de salud, los adolescentes, adultos mayores, personas con discapacidad y personas con diversa orientación sexual e identidad de género.

Artículo 90.- Derechos y obligaciones.- El talento humano en salud, según corresponda y las personas que practiquen terapias alternativas, complementarias y medicina ancestral, en todo lo que les fuera aplicable, tendrán los siguientes derechos y obligaciones: 12. Respetar los derechos de los usuarios de los servicios de salud, sin discriminación por razones de etnia, lugar nacimiento, edad, sexo, identidad de género, identidad cultural, estado civil, idioma, religión, ideología, filiación política, pasado judicial, condición socioeconómica, condición migratoria, orientación sexual, estado de salud física o mental, portar VIH, discapacidad, diferencia física; o por cualquier otra distinción;

Artículo 192.- Derecho a la Salud Sexual y Salud Reproductiva.- El Estado garantizará el derecho de todas las personas a tomar decisiones libres, informadas, voluntarias y responsables, sin coerción o violencia, ni discriminación, sobre su género, sexualidad, su vida y orientación sexual; así como sobre su salud sexual y salud reproductiva y a disponer de información sobre sus derechos.

Artículo 193.- Atención en salud sexual y salud reproductiva.- Los prestadores de servicios de salud del Sistema Nacional de Salud deberán brindar atención en salud sexual y salud reproductiva con intervenciones integrales y basadas en evidencia científica, resguardando la confidencialidad, con enfoque intergeneracional y pertinencia cultural que contribuyan a erradicar conductas de riesgo, discriminación, violencia, estigmatización y explotación de la sexualidad; con respeto a la identidad de género y la orientación sexual de las personas.

Artículo 208.- Establecimientos prestadores de servicios de salud para el tratamiento de personas que padezcan de trastornos mentales o adicciones.- La Autoridad Sanitaria Nacional regulará y controlará en el Sistema Nacional de Salud, la creación y funcionamiento de los establecimientos prestadores de servicios de salud mental para el tratamiento para las personas que padezcan enfermedades mentales, hayan tenido un intento autolítico o que consuman sustancias psicoactivas, y los métodos de atención integral en su tratamiento, rehabilitación física y psicológica, que permitan su inclusión social, económica, cultural, civil y política. Se prohíbe la oferta de servicios que tengan como finalidad cambiar la orientación sexual o la identidad de género, por cualquier tipo de método o bajo cualquier circunstancia.

Artículo 401.- Faltas muy graves.- Serán consideradas faltas muy graves las siguientes: 9. Transgredir las prohibiciones sobre la oferta de servicios de cambio de orientación sexual establecidas en el último inciso del artículo 208. Será sancionado con multa de treinta salarios básicos unificados del trabajador en general y clausura definitiva del establecimiento.

Es importante reconocer también la recolección de la propuesta de la Asociación Silueta X, para la inclusión de sanciones ante los centros de conversiones o de tortura, según el artículo 208 y 401, presentados ante la Comisión especializada de Salud en octubre de 2017. Recordemos que este código ha sido debatido durante 8 años para su aprobación. También colectivos como la Asociación Alfil, han incluido aportes ante la comisión de salud.

Por otro lado, hay que hacer énfasis en que los grupos próvida han patrocinado frecuentemente los centros de conversión o de tortura de la orientación sexual y la identidad de género, bajo premisas teocráticas que incluso son invalidadas por la OMS – Organización Mundial de la Salud. La OPS en el 2012 advierte que las “terapias” de cambio de orientación sexual o identidad de género no tienen justificación médica y amenazan el bienestar de personas.[1]

El Centro Psico Trans de Quito, ha detectado que en la actualidad estos centros pululan a vista y paciencia de las autoridades, justificándose por el mismo COS.[2] Estos centros, también llamados clínicas de torturas, operan al margen de la ley, ya sea a través de un ESTAD de salud legalmente reconocido o ilegal. Desde varias organizaciones, se ha impulsado por ejemplo la Hoja de RUTA DE DENUNCIA Y ATENCIÓN DE CASOS DE PERSONAS, A PARTIR DE SU IDENTIDAD DE GÉNERO Y ORIENTACIÓN SEXUAL, RECLUIDAS EN CONTRA DE SU VOLUNTAD EN LOS CENTROS DE REHABILITACIÓN (ESTAD), que en la actualidad se encuentra inactiva debido a la desestructura gubernamental existente.

Por ello, a pesar que si bien es cierto este articulado no recoge toda la complejidad que tiene que ver con los ESTADs de conversión o tortura de las personas por su orientación o la identidad de género, va en camino armónico del Art. 11 numeral 2 de la Constitución de la República del Ecuador y del Código Orgánico Integral Penal, según su artículo 151 numeral 3:

Delitos contra la integridad personal, Artículo 151.- Tortura.- La persona que, inflija u ordene infligir a otra persona, grave dolor o sufrimiento, ya sea de naturaleza física o psíquica o la someta a condiciones o métodos que anulen su personalidad o disminuyan su capacidad física o mental, aun cuando no causen dolor o sufrimiento físico o psíquico; con cualquier finalidad en ambos supuestos, será sanción: 3. Se cometa con la intención de modificar la identidad de género u orientación sexual.

Por otra parte, es necesario mencionar que los grupos próvida han arremetido contra el artículo 193 en el que se prohíbe la oferta o realización de procedimientos de asignación de sexo en casos de personas que nazcan con anomalías de indeterminación sexual. Dicho esto, no tiene que ver en absoluto con la niñez o adolescencia trans, ni mucho menos promover la reasignación de sexo. Para el paso de una reasignación sexual es un debate que aún no está saciado en nuestro país y por lo tanto promover la reasignación sexual, pero sobre todo en los casos de niñez y adolescencia, es altamente irresponsable.

Más bien, el código aprobado claramente se refiere a los casos de intersexualidad por lo cual hemos luchado durante años, para que los médicos no reasignen o sugestionen a los padres en los casos de personas intersex en su nacimiento, niñez o adolescencia. Incluso, el actual código de salud deja en libertad al médico la asignación de sexo a menores de edad de forma irresponsable y bajo el “criterio” del mismo; una situación que actualmente está vulnerando los casos de niñez y adolescencia.

Consecuentemente, esta prohibición está recogida en la “Protocolo de Atención integral a pacientes con desórdenes del desarrollo sexual”[3], desarrollado por el Ministerio de Salud Pública y en el cual hemos participado la Asociación Silueta X, Colectivo Ecuador Intersexual, La Fundación Niñez y Adolescencia Trans, la Asociación Bolivarianos Diversos, la Asociación Transmasculinos Ecuador, la Asociación Alfil, la Asociación Es Mi Familia y varias de las organizaciones firmantes. La prohibición se sustenta en varios procesos clínicos que

tomaron varios años de evaluación y que fueron elevados luego de extensos procesos a este protocolo.

Las personas trans, sobre todo casos de niñez y adolescencia, no nacen con anomalías de intermediación sexual, por lo tanto, la intención de los grupos y legisladores próvidas a través de sus discursos temerarios en el que el COS supuestamente promueve la reasignación de sexo a niñes o adolescentes, es totalmente falso.  

El artículo 193 del recientemente aprobado COS, lo que hace es entrar en armonía con procesos que se han venido trabajando durante años desde el Ministerio de Salud y la Sociedad Civil organizada con respecto a los derechos en salud por orientación sexual e identidad de género. Esto no es una situación coyuntural o improvisada como el propio argumento de los próvidas, que nuevamente utilizan a la identidad de género y la orientación sexual para bloquear el acceso a nuestros derechos. Al mismo tiempo nos utilizan para bloquear otros derechos de las mujeres como por ejemplo la “emergencia obstétrica”.

A pesar de esta poca inclusión, es importante mencionar que la Orientación sexual es nombrada 8 veces a lo largo de la ley y la identidad de género solo 5 veces. Eso deja ver como aún existe rechazo con respecto a las personas trans, como por ejemplo la atención en salud no se considera a las personas trans e intersex, así como en otros articulados. Esto a pesar que existe un Manual de atención integral de población LGBT promulgado por el Ministerio de Salud con apoyo de la Sociedad Civil en el año 2017.

Sin embargo, a pesar de su baja inclusión este puede ser el inicio del reconocimiento de nuestras poblaciones en orientación sexual e identidad de género, con los derechos que recoge la carta magna según el artículo 11 numeral 2 de la Constitución de la República del Ecuador y que pocas leyes orgánicas recogen en la actualidad. Esperamos que el Código Orgánico de Salud no sea vetado total o parcialmente por el Presidente Lcdo. Lenin Moreno y de se ser vetado parcialmente, no involucre los pocos articulados de avance en orientación sexual e identidad de género, que nos ha costado cerca de ocho años de trabajo.

Vetar estos articulados es ajustarnos a posturas ultraconservadoras, en un trabajo organizado por varios años desde la sociedad civil, retrocediendo drástica y consecutivamente con respecto a los derechos en Orientación Sexual e Identidad de Género en Ecuador.

Quito, 31 de agosto de 2020

Informes – 0982001871 – 0998888783

Organizaciones firmantes.

Federación Ecuatoriana de Organizaciones LGBTI

Ecuador

Plataforma Nacional

Revolución Trans Ecuador

Asociación Silueta X

Guayaquil – Quito

Asociación

Bolivarianos Diversos – Quito

Asociación

Es Mi Familia – Quito

Fundación

Niñez y Adolescencia Trans Ecuador

Colectivo

LGBT Nobol – Guayas

Asociación

Transmasculinos Ecuador

Centro

Psico Trans Ecuador

Colectiva

Transfeminista Ecuador

Asociación Alfil

Y Red Lac Trans

Fundación Escarcha

Provincia de los Ríos

Colativo Lesbianas Ecuador

Provincia del Guayas

Campaña Familias Diversas

Provincia del Guayas

Colectivo LGBT 19 de Octubre

Montalvo – Los Ríos

Colectivo

Soñar Vida Libre del Coca – Orellana

Colectivo LGBT

De la Troncal – Cañar

Campaña Matrimonio Homosexual

Ecuador

Colectivo LGBT

Santo Domingo de los Tsáchilas

Colectivo

Libertad y Diversidad de Santa Elena

Colectivo

Zamora LGBT

Asociación

Es Mi familia

Mesa LGBTIQ+

De Quito

Asociación

GLBTI de Milagro – Guayas

Movimiento

Líderes Diversos – Santa Elena

Colectivo

LGBTI de Huaquillas

Colectivo

LGBTI de Tosagua – Manabí

Colectivo

LGBT Naranjito – Marcelino Maridueña

Ave Fenix

Colectivo

Huellas LGBTI

Coro de

Hombres Gays de Quito

Colectivo LGBT

Y Trans de Posorja

Demás colectivos que forman la Federación

Y los que se sumen posteriormente….


[1] OPS advierte que “terapias” de cambio de orientación sexual no tienen justificación médica y amenazan bienestar de personas, consultado el 31 de agosto de 2020, disponible enhttps://www.paho.org/chi/index.php?option=com_content&view=article&id=436:ops-advierte-que-terapias-cambio-orientacion-sexual-no-tienen-justificacion-medica-amenazan-bienestar-personas&Itemid=215

[2] Deutsche Welle (DW) “Clínicas de deshomosexualización”, el terror impune de Ecuador, consultado el 31 de agosto de 2020, disponible en https://www.dw.com/es/cl%C3%ADnicas-de-deshomosexualizaci%C3%B3n-el-terror-impune-de-ecuador/a-49236842

[3] Ministerio de Salud Pública del Ecuador, Protocolo de Atención integral a pacientes con desórdenes del desarrollo sexual, Consultado el 31 de agosto de 2020, disponible en